subsidios en mexico

Subsidio para el empleo, México

Como se ha analizado en otras oportunidades el subsidio para el empleo en México es una prestación que otorga el patrón al trabajador cuando sus ingresos alcanzan el salario mínimo aplicable.

Lo que lo convierte en un subsidio que aporta una pequeña ayuda extra al trabajador utilizando a los empresarios los cuales otorgan esta asignación a los trabajadores clasificados como de bajos ingresos.

Esta iniciativa surgió después de la crisis en México de 1994, el conocido «error de diciembre» que fue un periodo en donde el peso se devaluó frente a l dólar estadounidense provocando una profunda crisis económica en el país. 

En ese momento se analizó la situación y se encontró una manera de estimular a la gente con dinero pero sin tener que aumentar sus salarios. La idea era poder evitar que los precios de la canasta básica no siguieran aumentando. 

Para ello, el gobierno federal permite a las empresas conceder un subsidio de empleo a los trabajadores con bajos ingresos mensuales, lo que estimularía a las empresas a pagar menos impuestos. Empecemos.

¿Qué es el subsidio de empleo?

El subsidio al empleo es una prestación que otorga el gobierno federal mexicano a través de los empleadores y que se tiene en cuenta para el cálculo de los ingresos.

La cuantía es de un máximo de 2 salarios mínimos si el importe total del subsidio es superior al ISR. La diferencia se abona al trabajador junto con el salario.

Los empresarios recuperan el importe concedido compensándolo con los ingresos retenidos a otros trabajadores con salarios más elevados o con el ISR de la empresa que debe pagar el empresario.

En el caso de los trabajadores de estos niveles, el subsidio se ajusta al nivel de las cotizaciones, que son cubiertas por el gobierno federal. Esto reduce la carga de la seguridad social sin modificar los ingresos del trabajador.

En el Artículo 10 de la ley se describe de la siguiente manera taxativamente.

Se otorga el subsidio para el empleo en los términos siguientes:

“Los contribuyentes que perciban ingresos de los previstos en el primer párrafo o la fracción I del artículo 94 de la Ley del Impuesto sobre la Renta, excepto los percibidos por concepto de primas de antigüedad, retiro e indemnizaciones u otros pagos por separación, gozarán del subsidio para el empleo que se aplicará contra el impuesto que resulte a su cargo en los términos del artículo 96 de la misma Ley”

Debe estar en conformidad con el artículo 96 de la Ley del Impuesto Sobre la Renta (LISR)

Este subsidio es otorgado a los contribuyentes y debe cumplir con el artículo 96 de la Ley del Impuesto Sobre la Renta (LISR). Este es un derecho de los trabajadores respaldado en el apartado «subsidio para empleo» del artículo décimo de esta Ley.

Resultando como un derecho obligatorio que se calcula con las tablas del artículo 96 y el artículo décimo transitorio de la Ley del Impuesto sobre la Renta (LISR).

Este artículo describe de la siguiente manera que se debe hacer en este caso. 

  1. Se tendrán en cuenta los ingresos, con excepción de los procedentes de indemnizaciones por antigüedad, pensiones, indemnizaciones por despido u otras remuneraciones. 
  2. Cuando el salario se pague en períodos inferiores a un mes (semanales, decenales, quincenales), los importes correspondientes se dividirán por 30,4 a efectos del cálculo de la indemnización. El resultado de esta división se multiplica por el número de días del período de pago correspondiente. De este modo se determina el subsidio de empleo del trabajador. 
  3. Si el salario se paga durante menos de un mes, el importe del subsidio se refiere a todos los pagos realizados durante el mes (un total de cuatro pagos si se paga semanalmente, dos si se paga quincenalmente, etc.). 

¿Por qué tengo que ajustar el subsidio a empleo?

Como se sabe los trabajadores deben recibir una asignación salarial al menos cada 15 días o 7 días si el trabajo es físico. Sin embargo, aun así el calendario del subsidio es mensual.

Según la LISR, el subsidio se puede calcular al día dividiendo los valores de la tabla por 30,4 y multiplicando por el número de días pagados durante el periodo. Sin embargo, se indica claramente que la suma de todos los pagos de subsidios en el mes no debe superar el importe de la tabla mensual.

En el caso de las nóminas que abarcan más de 5 semanas en un mes o de las nóminas con salario variable, la indemnización mensual difiere de la indemnización resultante de la suma de todos los periodos que componen el mes.

¿Por qué se realiza el ajuste mensual cuando hay uno también anual?

Independientemente de que el artículo transitorio prevé un «recálculo» de la indemnización mensual correspondiente a todo el ejercicio fiscal, creemos que esto ocurre por varias razones. Entre estas tenemos las siguientes razones por las que se realiza el ajuste mes a mes.

  • El mecanismo de cálculo anual no prevé que el trabajador pueda recuperar lo pagado de más. Aunque el mecanismo prevé la deducción de este «pago en exceso» en la declaración anual, el SAT no puede recuperar estas cantidades de los contribuyentes que no están obligados a presentar declaración.
  • El mecanismo de cálculo anual hace que no se pague nada si el monto a pagar en la declaración anual no corresponde al monto a pagar. Esto vulnera el derecho del trabajador a recibir la asignación mensual fija.
  • Un subsidio adicional para el trabajador no solo afecta a la administración fiscal al reducir el impuesto sobre la renta recaudado de los empleados, sino que también afecta negativamente a la reducción de la subvención pagada por el empresario en sus propios impuestos o en los de terceros.

¿Cómo debe ajustarse este tipo de subsidio para el empleo?

 En apariencia la idea es relativamente sencilla en teoría. Veamos que trata en estas dos explicaciones sencillas.

  • Hay que sumar los ingresos gravables de todos los periodos y recalcular el subsidio y el ISR cada mes.
  • En el caso de que el subsidio que se ha causado al final del periodo difiere de la suma de los subsidios causados en todos los periodos anteriores, hay que ajustar el subsidio causado, el ISR no pagado y el subsidio pagado (demasiado o demasiado poco) en el último periodo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *