gato persa

Gatos persas 

Una de las razas de gatos más conocidas es sin duda el gato persa o gato himalayo. Originaria de Asia Menor, es una de las razas de pelo largo más comunes. Debido a su grueso y largo pelaje, es una raza de gato de interior. 

Hay muchos colores de pelaje, algunos más populares que otros, ya que esta raza felina suele ser tranquila y calmada, adecuada para quienes buscan un gato no demasiado activo. Pero conozcámoslo mejor, echando un vistazo a su aspecto, carácter y algunas pequeñas curiosidades.

Historia y orígenes

El gato persa es una raza originaria de Irán. Fue Pietro Della Valle quien trajo los primeros ejemplares a Europa en 1626. Inicialmente conocido como gato de angora o francés, cuando se importaron de Irán otros gatos de pelo largo más pequeños, nació la raza persa.

La selección está activa desde 1871, cuando se organizó la primera gran exposición de felinos. Una vez iniciada la selección, los gatos persas conquistaron los corazones de los hogares ricos, incluida la familia real británica.

Gato persa: Aspecto y color del pelaje

El gato persa se considera un gato de tamaño medio con un pelaje largo. Su aspecto es el de un gato aristocrático y elegante. Su cuerpo es compacto y macizo. Sus patas son cortas y robustas, con pies anchos y redondos.

El aspecto del hocico es típico: es redondeado y aplanado (advertencia: los sujetos con un hocico excesivamente aplanado pueden desarrollar diversos problemas de salud, un poco como los perros que sufren el síndrome del perro braquicéfalo). La nariz es ancha, hundida y aplanada, mientras que los ojos son grandes y redondos. Como colores de ojos podemos tener el azul, el verde, el azul, el naranja y en algunos casos se presenta la heterocromía, con un ojo naranja y otro azul. Las orejas son pequeñas.

El peso del gato persa oscila entre 3,5 y 6 kg. El pelaje es grueso y largo, suave y sedoso. Forma una gola alrededor del cuerpo.

Los principales colores del pelaje son:

Sólido o monocolor: monocolor, blanco, negro, azul (el gato persa gris se define mejor como azul), chocolate, lila, rojo y crema. La nariz y las almohadillas plantares deben tener un color acorde con el pelaje, aunque el blanco y el crema tengan trufas y puntas de dedos rosas. Los ojos son de color naranja o cobre, pero en el gato persa blanco podemos tener los ojos desiguales. 

Bicolor o bicolor: la base es blanca con manchas de otro color (negro, azul, rojo, crema, chocolate, lila o tortuga, con manchas sólidas o de tigre). Pueden ser bicolores, arlequín y van. Los ojos son anaranjados, pero también se admiten los raros ojos desiguales.

Multicolor o multicolor: son los llamados carey, casi todos hembras (hay machos tortie, pero son raros y son estériles al tener la trisomía XXY). Podemos tener tortie negro, azul, chocolate y lila, con ojos naranjas.

Tabby: es el tigre. Según el patrón del pelaje tenemos el manchado, el caballa y el manchado. Pueden ser negro atigrado, azul, chocolate, lila, rojo, crema, carey o negro tortie, azul tortie, chlate tortie y lila tortie. La base también puede ser de plata o de camafeo. El color de los ojos es naranja.

Chinchilla: el gato persa Chincilla existe en la variante plateada con ojos verdes y pelaje negro, azul chocolate y lila; dorada con ojos verdes o azul verde y pelaje crema. Ambos pueden presentarse en una versión más oscura.

Humo: parece un color único, pero la raíz del cabello es más clara. Existe en versión sombreada y shell. Los ojos son anaranjados

Gatos persas y sus cuidados del pelaje

El gato persa es un gato que requiere un aseo constante y diario. Si tiene poco tiempo para dedicarle, es mejor elegir una raza de pelo corto. El gato persa debe ser cepillado a diario (incluso bajo el abdomen) y sus ojos y hocico deben limpiarse diariamente.

Debido a la forma de su hocico, desgarran en exceso, lo que significa que el exceso de lágrimas y mucosidad no puede ser descargado correctamente. Permitir que las lágrimas y las secreciones se acumulen significa no solo cambiar el color del pelaje subyacente, sino también permitir que se desarrollen costras alrededor de los ojos y en el hocico, causando una dermatitis subyacente.

El persa debe estar acostumbrado a cepillar y limpiar su hocico desde una edad temprana. Si no se cepilla con regularidad, se forman nudos difíciles de deshacer (no, lavar al gato o rellenarlo con polvos de talco no deshará los nudos por arte de magia) y que requieren ser recortados por un peluquero profesional (con el gato despierto o bajo sedación gestionada por un veterinario, dependiendo de lo cooperativo que sea el gato).

Carácter de los gatos persas

El carácter del gato persa es peculiar. Los gatitos suelen ser muy curiosos y animados, pero de adultos el persa suele ser un gato tranquilo y silencioso, poco juguetón. Normalmente, el persa se pasa el día durmiendo aquí y allá en la casa, moviéndose flemáticamente de una habitación a otra.

Su carácter es dulce y tranquilo. No desdeña los mimos y la atención: es un gato cariñoso, siempre que no le pidas que haga quién sabe qué actividad física. Sin embargo, no le gusta que lo sostengan demasiado: su grueso pelaje se sobrecalienta rápidamente.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *